El precioso pueblo medieval a una hora de Madrid donde se fabricó el papel de la primera edición de El Quijote

En plena Sierra de Guadarrama, al norte de Madrid, encontramos un pequeño pueblo a 1.000 de altitud. Rascafría se asienta en el bonito valle del Lozoya, y además de la belleza natural de sus alrededores, es un lugar que acumula siglos de historia y cultura a sus espaldas.

Un inmenso valor cultural

El origen del pueblo se remonta a la Edad Media, cuando la sierra fue repoblada por grupos de personas provenientes de Segovia. No fue hasta 1833, con la reestructuración provincial que se realizó en España, que Rascafría pasaría a formar parte de la provincia de Madrid, en ese entonces dentro de la región de Castilla La Nueva.

Entre sus elementos más destacados encontramos un monasterio que sobresale por su belleza y valor histórico incalculable, levantado a los pies del macizo de Peñalara: Santa María del Paular. Su construcción inició a finales del siglo XIV, pero no fue hasta un siglo después que se llevó a cabo la mayor parte del trabajo gracias al arquitecto de los Reyes Católicos, quien levantó la portada del templo bajo un estilo gótico flamígero y el claustro gótico mudéjar.

Monasterio de Santa María de El Paular.
Monasterio de Santa María de El Paular.

Para disfrutar de las mejores vistas del monasterio, la mejor opción es acercarnos al conocido como puente del Perdón. Tampoco debemos dejar de visitar otros lugares como la plaza de los Trastámaras, el Ayuntamiento de estilo neomudejar y la parroquia de San Andrés Apóstol, del siglo XV.

Además, uno de los lugares más curiosos de Rascafía es el antiguo molino de papel de los Batanes. Fue de este lugar de donde salió el papel con el cual se imprimió la primera edición de Don Quijote de La Mancha. De este modo, el pueblo quedaría para siempre ligado a esta obra cumbre de la literatura universal.

En plena naturaleza

Más allá de su historia y su arquitectura, en los alrededores de Rascafría podemos disfrutar de gran cantidad de actividades al aire libre en un entorno natural privilegiado. Por ejemplo, durante el verano una buena opción es pasar un refrescante día en Las Presillas, un tramo del río Lozoya adaptado para el baño. Y en invierno, nos pasamos a la nieve con las estaciones de Valcotos Valdesquí.

Muelle en el Bosque Finlandés.
Muelle en el Bosque Finlandés.

Asimismo, podemos realizar rutas como el Paseo Azul, un recorrido urbano por el Arroyo Artiñuelo y las zonas menos conocidas del pueblo, o bien caminar por el Bosque Finlandés, que con su estanque, su vegetación frondosa y su antigua sauna, parece sacado del país nórdico.

Cómo llegar a Rascafría

El trayecto entre Madrid  y Rascafría es de 1 hora y 20 minutos por la A-1. Otra ciudad cercana es son Segovia, a 57 minutos combinando la CL-601 y la M-604.

Fuente: 20minutos.es

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Compartir artículo.
Subir