El día que la lotería cambió el futuro de un pueblo vallisoletano

Entrevistamos a Eduardo Jiménez Rodríguez, propietario del Bar Ángel que repartió más de un millón y medio de euros en el Sorteo de El Niño y al alcalde de El Carpio, José Luis Navas, una semana después de que la suerte sonriera al municipio vallisoletano.

loteria

En la llanura castellana, al suroeste de la capital pucelana y rayando con las provincias de Ávila y Salamanca, bien comunicado con el paso de la línea ferroviaria Salamanca-Medina del Campo y en la carretera de Alaejos – Fuente el Sol se ubica El Carpio.

Es una localidad considerada, históricamente hablando, de paso. Estaba atravesada por la cañada real que iba de la antigua ciudad de Mérida y hasta la Villa de las Ferias. En el año 1808 fue víctima de la invasión napoleónica, como otros tantos pueblos españoles, donde perdió gran parte de su patrimonio artístico, entre ellos la antigua iglesia de Santiago Apóstol, de la que quedan en la actualidad restos de su antiguo campanario.

De lo que disfrutó, en cambio, el municipio pucelano el pasado 6 de enero fue de una invasión de billetes. El segundo premio de la Lotería de El Niño dejó en el lugar más de un millón y medio de euros. Charlamos con Eduardo Jiménez Rodríguez, propietario del Bar Ángel que repartió el premio, y con el alcalde, José Luis Navas, que cuentan, en declaraciones a EL ESPAÑOL – Noticias de Castilla y León, cómo ha cambiado el pueblo con el premio una semana después.

Un día para el recuerdo

“Fue un día rarísimo. Muy emocionante. Estaba como flotando. Nunca había repartido un premio tan grande y la verdad es que me dejó descolocado pero lo disfruté muchísimo. Siempre es un placer dar un pellizquito a los vecinos”, asegura Eduardo Jiménez Rodríguez, con una sonrisa.

Y no puede ser para menos tras repartir el pasado jueves, 6 de enero, entre 20 y 25 décimos que agraciaron a unas 15 personas del pueblo vallisoletano. En total más de un millón y medio de euros para dos chicos jóvenes y otros de distintas edades para “tapar agujeros” o deleitarse con un mágico viaje.

“Me llamó un amigo cuando estaba fumando un cigarro antes de entrar a trabajar. Cuando repetían en la televisión el número fue tremendo porque nos dimos cuenta de que era el nuestro. Fue una ilusión tremenda”, añade.

Al propietario del Bar Ángel de la localidad vallisoletana también le ha agraciado la suerte con un décimo. Un establecimiento hostelero con mucha historia que abrió sus puertas allá por el año 1969 y que ha ido pasando de generación en generación hasta llegar al actual regente. 

“¿Quién es el gafe aquí?”

“A mí el premio me ha venido bien. En la familia somos tres. Patricia es mi hija. Hemos decidido repartir un poco el premio para cada uno. La vida me ha cambiado en que esta cuesta de enero será más llevadera”, añade Eduardo, que asegura que “va a comprarse una bicicleta elíptica” y que, gracias al premio, se va a dar “los caprichos que quiera”.

Y, como no podía ser de otra forma, que cayera este suculento premio en el municipio pucelano, se celebró a lo grande y el propietario del bar se quitó el ‘Sambenito’ de gafe. “Tenía ganas de dar un gran premio porque la gente me tildaba de gafe. Pero, ¿Quién es el gafe aquí?”, se pregunta irónicamente.

El dueño del establecimiento asegura que tras repartir este premio “venden bastante más” y que gente que no conoce llega hasta su bar para “comprar décimos al azar”. Además es optimista asegurando que cree que “a medida que pase el tiempo va a vender más y va a dar más premios”.

Un gran futuro

“El futuro de El Carpio lo veo con positividad, más tras el premio que ha sido muy bueno para el pueblo. En nuestro municipio hay un amplio porcentaje de población joven y la suerte de la Lotería de El Niño puede ayudarnos también para fijar población”, asegura el alcalde del municipio vallisoletano.

José Luis Navas pone en valor los servicios de los que dispone El Carpio. Guarderías, colegios hasta 2º de la ESO, centro de salud y buenas conexiones tanto de autobús como de tren, que lo convierten en un núcleo rural atractivo.

Poco a poco se va notando la influencia del premio. Al final es más de un millón y medio de euros y creemos que a medio plazo puede servir para reactivar la economía de nuestro pueblo”, explica.

El Carpio disfruta de su más de millón y medio de euros gracias a la Lotería de El Niño y mira al futuro con ilusión.

La idea de un pueblo de Zamora para cuidar de sus mayores: chips en el pastillero y en el mando de la tele para monitorizarlos

En Villafáfila (Zamora), se han instalado microchips a objetos como el mando de la televisión, el pastillero, la nevera o la máquina de afeitar para controlar los movimientos y la actividad cotidiana de las personas mayores que viven solas, de esta manera, se puede monitorizar el cumplimiento de sus rutinas.

Este ‘control’ puede detectar cualquier anomalía para dar un aviso a los cuidadores, además, esta idea surge gracias a la Diputación de Zamora. Dicha institución está comprometida con un proyecto piloto que podría cambiar la forma de acompañar y cuidar la seguridad de los mayores.

La iniciativa arrancó el pasado verano con 17 mayores de entre 75 y 93 años. Tras realizar un estudio y una entrevista, los chips se instalaron en varios objetos de sus viviendas dependiendo de los hábitos y la rutina de cada uno.

Según el diario El Español, una de las personas que forman parte de este proyecto tiene un chip en el retrato de su hija, en otros casos se colocan en la nevera por si el usuario se olvida de alguna comida o en el pastillero para controlar si están tomando la medicación en el orden correcto.

Pero, ¿quiénes se encargan de realizar los seguimientos? Son personas voluntarias que residen en Villafáfila y vigilan a los mayores a través de una aplicación.

Tecnología incorporada

Los chips detectan las rutinas de los usuarios, comprueban cada cinco minutos que están haciendo y localizan cualquier cambio en la actividad. En el caso de que surja una anomalía, se manda un aviso a la app para que el cuidador pueda llamar a la persona en cuestión, o si no, también puede ir a su hogar para verificar qué ha podido suceder.

Este sistema de monitorización permite que los cuidadores controlen la actividad de los mayores, además, pueden ser atendidos de inmediato.

Aplicación móvil para monitorizar a las personas mayores de Villafáfila.
Aplicación móvil para monitorizar a las personas mayores de Villafáfila.

Este proyecto cuenta con la ayuda de una empresa tecnológica de Córdoba

Villafáfila no dispone de residencia para mayores pero posee una infraestructura de fibra óptica para monitorizar la actividad de los participantes, además, dicho programa de “Digitalización, cuidados y atención a personas mayores en el propio hogar” se está llevando a cabo gracias a la colaboración de la empresa tecnológica Beprevent.

Francisco José Requejo, presidente de la Diputación de Zamara, explica a la Agencia EFE que “el proyecto se enmarca en la estrategia Silver Economy por la que han apostado en los últimos años para especializar la provincia y ponerla en el epicentro de la denominada economía plateada, basada en las personas mayores y la tecnología y los servicios para mejorar su calidad de vida”.

El pueblo de Guadalajara repleto de monumentos a un paso de Madrid

Viajar es una de las grandes cosas que podemos hacer cuando necesitamos desconectar de la rutina del día a día. A pesar de que siempre tenemos disponibles ciudades como Madrid, tampoco está de más hacer una escapada singular a pueblos como los que podemos encontrar en Guadalajara.

Repletos de un enorme patrimonio cultural, aquí nos perderemos mientras indagamos un poco más sobre la historia de nuestro país. Y es que, aunque nos encanta ir a la costa, el interior de España también merece una visita.

¿Quieres saber más? Descubre el pueblo de Guadalajara repleto de monumentos a un paso de Madrid y otras escapadas con encanto.

Molina de Aragón, el pueblo de Guadalajara que debes visitar

Viajar es una de las grandes cosas que podemos hacer cuando necesitamos desconectar de la rutina del día a día. A pesar de que siempre tenemos disponibles ciudades como Madrid, tampoco está de más hacer una escapada singular a pueblos como los que podemos encontrar en Guadalajara.

Repletos de un enorme patrimonio cultural, aquí nos perderemos mientras indagamos un poco más sobre la historia de nuestro país. Y es que, aunque nos encanta ir a la costa, el interior de España también merece una visita.

¿Quieres saber más? Descubre el pueblo de Guadalajara repleto de monumentos a un paso de Madrid y otras escapadas con encanto.

Molina de Aragón es uno de esos pueblos de Guadalajara que tienen la suerte de ser considerados como los más bonitos de España. En la frontera con Teruel y cercano al Parque Natural del Alto Tajo, encontramos esta villa con grandes monumentos como el castillo-alcázar, conocido como la Fortaleza de Molina de los Caballeros, así como la Torre de Aragón, de un marcado estilo Árabe. Es imprescindible asimismo una vista a su puente viejo o al Monasterio de San Francisco, de finales del siglo XIII. Pero eso no es todo, sigue leyendo para descubrir más localidades a un paso de Madrid. Atentos a estos otros pueblos preciosos.

Sigüenza, llama la atención por su cercanía a Madrid

siguenza madrid© Proporcionado por MONCLOA.COM siguenza madrid

Sigüenza es otro de esos parajes de visita obligatoria si nos acercamos a la provincia de Guadalajara. Es uno de los pueblos con mayor encanto del lugar, así como de toda España. Considerada como Conjunto Histórico Artístico, aquí encontraremos monumentos como el castillo del siglo XII, parador nacional, así como la increíble Catedral de Santa María, la Casa del Doncel o la Iglesia Parroquial de San Vicente.

Atienza, otro pueblo de Guadalajara imprescindible

atienza guadalajara© Proporcionado por MONCLOA.COM atienza guadalajara

En la Serranía de Guadalajara encontramos el bonito pueblo de Atienza. También cercano a Madrid, es otro de esos parajes que destacan por sus monumentos. Aquí podremos disfrutar de la torre del homenaje, ubicada en su castillo, asi como de la Iglesia de San Bartolomé, la de San Juan del Mercado o la de Santa María del Rey. Perderse por sus calles es un lujo que no te querrás perder. También puedes disfrutar de sus casas señoriales en la Plaza del Trigo, para hacer un recorrido histórico completo

Pastrana, perfecto para una escapada desde Madrid

pastrana madrid© Proporcionado por MONCLOA.COM pastrana madrid

En la Comarca de La Alcarria, Guadalajara, encontramos Pastrana. Este pueblo cuenta con una gran historia y un marcado ambiente medieval que te encantará. Aquí encontramos monumentos como la Iglesia Colegiata de la Asunción, levantada en el siglo XIII y otros puntos como el Palacio Ducal, lugar de reclutamiento de la Princesa de Éboli. No te puedes perder lugares como el Convento de San José, fundado por Santa Teresa de Jesús, así como otros rincones dignos de admiración.

Valverde de los Arroyos, uno de los emblemas de los «Pueblos Negros»

valverde de los arroyos© Proporcionado por MONCLOA.COM valverde de los arroyos

Los «Pueblos Negros» son uno de los grandes encantos del norte de Madrid y también de Guadalajara. En este caso, destaca por encima de otros Valverde de los Arroyos, considerado como uno de los más bonitos de toda España. Ubicado en un valle, al lado del arroyo de las Chorreras, aquí disfrutaremos de la ermita de la Virgen de Gracia, un interesante Museo Etnológico y lugares como su Plaza Mayor o el Ayuntamiento.

Hita, de los pueblos más bonitos de Guadalajara y de España

hita guadalajara© Proporcionado por MONCLOA.COM hita guadalajara

Hita se encuentra dentro de la Asociación de Pueblos más bonitos de España. Ubicado en La Alcarria, Guadalajara, será otro de los imprescindibles para hacer una escapada desde la ciudad de Madrid. Además, es conocido por «El libro del Buen Amor», del Arcipreste de Hita. Aquí podrás recorrer bonitas calles pasando por la Puerta de Santa María hasta llegar a las ruinas de la Iglesia de San Pedro o la interesante Plaza del Arcipreste. Si deseas ver edificios llenos de encanto, no te puedes perder la Iglesia de San Juan Bautista, levantada entre los siglos XIII y XIV.

Cifuentes, otra escapada desde Madrid muy interesante

cifuentes madrid© Proporcionado por MONCLOA.COM cifuentes madrid

Cifuentes es uno de esos pueblos con encanto que tampoco te querrás perder si viajas a Guadalajara. Aquí nace el río con el mismo nombre y hablamos de una villa custodiada por una bonita fortaleza conocida como el Castillo del Infante Don Juan Manuel, del siglo XIV. También te perderás en la Iglesia de Cristo Salvador, así como en la Ermita del Remedio. No obstante, hay que pasear por sus calles para disfrutar de todos sus interesantes rincones.

Brihuega, una de las localidades de Guadalajara más conocidas

brihuega guadalajara© Proporcionado por MONCLOA.COM brihuega guadalajara

Desde hace un tiempo, Brihuega se ha convertido en una de las localidades de Guadalajara más conocidas por sus campos de lavanda, que hacen que miles de personajes se desplacen desde Madrid y otros puntos durante la primavera para contemplarlos. Sin embargo, también encontramos otros lugares imprescindibles como el Castillo de la Piedra Bermeja o las Iglesias de San Felipe y de San Miguel. Tampoco podemos perdernos edificos de carácter histórico como la Real Fábrica de Paños o la Real Cárcel de Carlos III

Alocén, un entorno rural privilegiado cerca de Madrid

alocen madrid© Proporcionado por MONCLOA.COM alocen madrid

Si deseas hacer una escapada rural, uno de los pueblos de Guadalajara que no te puedes perder es Alocén. Ubicado en la Alcarria y cercano al Pantano de Entrepeñas, aquí disfrutarás de un bonito entorno urbano de origen andalusí. Tampoco te puedes perder monumentos y edificios como el Ayuntamiento, así como la Iglesia de la Asunción.

Checa, un pueblo de Guadalajara desconocido que merece la pena

checa guadalajara© Proporcionado por MONCLOA.COM checa guadalajara

A pesar de que Checa es un puelo de Guadalajara poco conocido, es otro de los imprescindibles si deseas hacer una escapada desde Madrid o cualquier otro punto. Llama la atención por estar ubicado en un valle, en el interior de la Ruta del Camino del Cid y custodiado por dos cerros. Aquí descubrirás casas tradicionales como son las molinesas. Además, pasear por su Plaza Mayor merece la pena para admirar su Ayuntamiento, levantado en el siglo XVIII o la Iglesia Parroquial barroca

La entrada El pueblo de Guadalajara repleto de monumentos a un paso de Madrid aparece primero en Moncloa.

Este pueblo español (solo tiene 250 habitantes) lo recomienda Le Monde para viajar en 2022

La incertidumbre continúa dos años después de la irrupción de la pandemia y muchos viajes se siguen posponiendo. En cambio, el turismo de interior ha ganado peso y son muchos los que apuestan por recorrer España en busca de las joyas que ofrece nuestra geografía, así como conocer pueblos con encanto que son prácticamente desconocidos.

Con esperanzas de que en los próximos meses la covid-19 pierda fuerza, son muchos los periódicos internacionales que se lanzan a publicar un listado de destinos para viajar próximamente (ya sea presencial o telemáticamente). Y en todos aparecen lugares de nuestro país, que constata que seguimos siendo una potencia en turismo.

Uno de ellos es Riglos. Se trata de una pequeña población de solo 250 habitantes que está situada a 45 kilómetros de Huesca (Aragón) por la A-125, que ha sido elegida por Le Monde. El diario francés le sitúa en el séptimo puesto en una lista con 20 destinos para este 2022.Así es Riglos, el pueblo de Aragón que recomienda Le Monde para viajar en 2022

Lo más llamativo de Riglos es el paisaje que lo rodea. El pueblo se encuentra en el margen izquierdo del río Gallego y bajo unas enormes formaciones geológicas de color rojizo, con paredes de hasta 300 metros de alto: los Mallos de Riglos. Formadas en la era Terciaria o Cenozoica (hace 65 millones de años) son un lugar muy característico de Aragón.

Bénédicte Boucays, el periodista que firma el artículo en Le Monde, define Riglos como un pueblo a la “sombra de los flamantes gigantes”. El comunicador no sale de su asombro con esta maravilla geológica: “Se elevan desde las profundidades formando inmensas escamas, un reino de rapaces y pequeñas aves migratorias”.Mallos de Riglos (iStock)

Boucays recomienda, además, perderse por por las calles de Riglos en invierno para disfrutar de la panorámica que ofrece el entorno por los almendros, las encinas y los olivos. No lo hemos dicho, pero Riglos es un lugar ideal para los amantes de la escalada.

Otros lugares que podemos visitar en Riglos son: el casco urbano, la iglesia de Nuestra Señora del Mallo, la ermita románica de San Martín, el embalse de la Pena, el Monilito y el Centro de interpretación de aves rapaces. Para hacer una excursión, se aconseja hacer el Camino del Cielo, una ruta circular de dificultad baja pero con fuertes desniveles que rodea los Mallos.

Siete pueblos de Cuenca que son una maravilla

Enclaves naturales de ensueño, yacimientos arqueológicos, pintorescos paisajes, una gran diversidad cultural recogida en sus numerosos museos y un puñado de pueblos con mucho encanto es lo que espera al viajero en la provincia de Cuenca. Para demostrar que existe belleza más allá de la ciudad y de sus casas colgadas visitamos estas villas, siete destinos con mucha historia y un rico patrimonio.

Alarcón

Ubicado en un impresionante paisaje esculpido por las Hoces del río Júcar está Alarcón, un pequeño pueblo de gran valor estratégico en la antigüedad en el que los árabes levantaron una inexpugnable fortaleza que corona hoy su estampa de cuento. Es precisamente este castillo, convertido hoy en Parador y en el que destaca su torre del homenaje, junto con su recinto amurallado, que se conserva casi íntegro con varias puertas -como la del Calabozo, la del Bodegón o la del Campo-, uno de sus monumentos más importantes.

En un recorrido por sus calles hay que ver su plaza Mayor, o plaza del Infante Don Juan Manuel, típica plaza castellana de forma cuadrada en la que destacan la iglesia de San Juan Bautista, con sus pinturas murales de Jesús Mateo, y el Palacio del Concejo. La iglesia de Santo Domingo de Silos, que se utiliza como sala de exposiciones, y la de Santa María, de la que llama la atención su gran arco plateresco de la entrada, completan la ruta.

Belmonte

Cuna del poeta Fray Luis de León, Belmonte es uno de los pueblos más pintorescos de la provincia de Cuenca. La villa cuenta con una de las fortalezas más impresionantes de la región, un castillo -en cuyo interior deslumbran su patio de armas, sus artesonados mudéjares y relieves góticos- que extiende sus brazos de murallas hacia la población abriéndose a ella con cinco puertas, de las que hoy en día se conservan tres: la de San Juan, la de Chinchilla y la Puerta Nueva. La Colegiata de San Bartolomé, de estilo mayoritariamente gótico y en la que deslumbran sus puertas del Sol y de los Perdones, compite en belleza con este monumento.

Además, en una ruta por este destino que invita a realizar un viaje en el tiempo hay que detenerse en el Palacio de Buenavista, el convento de los Jesuitas, la Casa de Comedias, la Casa Bellomonte, un centro expositivo que recrea una casa del siglo XV, y la ermita de Nuestra Señora de Gracia. Por último, situado en una colina cercana, está el molino ‘El Puntal’, que conserva la maquinaria original y que permite al visitante conocer su funcionamiento.

Imagen del castillo de Belmonte
Imagen del castillo de Belmonte

Mota del Cuervo

Conocida como ‘el Balcón de la Mancha’, Mota del Cuervo fue durante siglos un importante cruce de caminos que unía las ciudades de Madrid y Toledo con el Levante, y Cuenca con el sur. Además, es parada imprescindible en las rutas de Don Quijote y la de los molinos de viento de La Mancha.

Es por ello que la visita en este enclave debe comenzar por sus siete molinos de viento restaurados que, situados sobre el cerro, vigilan la llanura. De hecho, uno de ellos, bautizado como ‘El gigante’, acoge la oficina de turismo. Dentro del pueblo hay que recorrer el barrio de las cantarerías, visitar el museo de Alfarería y admirar sus construcciones civiles, como La Tercia, de función fiscal y que data del siglo XV, y sus múltiples casonas señoriales, como la de los Condes de Campillo. De su arquitectura religiosa destacan el convento de los Trinitarios, la iglesia de San Miguel y la ermita de Santa Ana.

Uclés

Rodeado de un paisaje poblado de pequeños cerros y mesetas, en una de las laderas del final de la Sierra de Altomira, está Uclés, una población típicamente castellana con reminiscencias árabes, vestigios judaicos y estructura cristiana. Este pueblo guarda uno de los conjuntos monumentales más importantes de Cuenca, en el que destaca su monasterio, conocido como ‘El Escorial de la Mancha’. Construido entre los siglos XVI y XVIII, este edificio, que se alza sobre los restos de una fortaleza de origen árabe ampliada y remodelada por la Orden de Santiago, refleja una mezcla de tres estilos arquitectónicos: plateresco, herreriano y churrigueresco. Junto a él está el castillo, del que solo quedan en pie tres torres: las del Póntido, el Palomar, un lienzo de muralla y la torre albarrana. De su arquitectura civil llama la atención el Ayuntamiento, el Pósito, la ermita y la antigua Fuente de los Cinco Caños.

Cerca de aquí no hay que perderse la Fuente Redonda, una laguna artificial con forma redonda construida con muros de sillería por los romanos. Este santuario dedicado al dios Airón se encuentra al lado de una necrópolis romana que, a su vez, se asentaba sobre un campo de urnas cinerarias de la Edad de Hierro.

Imagen del monasterio de Uclés
Imagen del monasterio de Uclés

Priego

Priego es el portal de la Serranía desde la Alcarria y uno de los pueblos más bonitos de Cuenca. Este municipio, que se fundó en la Edad Media, está situado en un envidiable entorno natural y atesora un rico pasado histórico y una tradición artesana que bien merecen ser descubiertos.

Entre sus múltiples encantos monumentales están su Ayuntamiento, situado en el antiguo Palacio renacentista de los Condes de Priego que data del siglo XVI, la iglesia de San Nicolás de Bari, un gran edificio gótico tardío, la casa Pernía, con su entrada adintelada, su adornada moldura y el balcón barroco, las casas de la Inquisición que se exhiben con propia identidad en la calle de la Loma y los conventos de Nuestra Señora del Rosal y San Miguel de las Victorias, este último ubicado en la falda de la montaña que compone el estrecho de Priego.

A las afueras, el Torreón de Despeñaperros, de origen árabe y único resto que queda del castillo, se asoma a la garganta del Escabas. Justo debajo está la Cueva de la Mora, donde, según cuenta la leyenda, quedó prisionera una joven princesa musulmana que convertía en piedra a todo aquel que se atrevía a entrar en ella. No hay que perderse, tampoco, el puente medieval de Allende, de un solo ojo apuntado, las características cuevas de San Roque para la guarda del vino y los restos de un molino y de la fábrica de harinas de los Barrales.

San Clemente

La villa de San Clemente, que se coronó durante el siglo XVI como la ‘Pequeña Corte de La Mancha’ por albergar más de 80 familias hidalgas, sorprende por su imponente patrimonio monumental. De hecho, fue declarado conjunto histórico-artístico en 1980 y desde 1992 cuenta con dos edificios declarados Bien de interés cultural en la categoría de monumentos: el antiguo Ayuntamiento, que acoge la oficina de turismo y el museo de Obra Gráfica Fundación Antonio Pérez, y la parroquia de Santiago Apóstol. Además de estos dos edificios hay que visitar el museo Etnográfico de Labranza, situado en una torre vigía de época medieval, y admirar la Casa de los Picos, una espléndida residencia señorial, y el Palacio de Piquirroti, una obra renacentista de la que solo queda la fachada con su escudo familiar.

Aquí se encuentra, también, el puente romano mejor conservado de la provincia de Cuenca y el santuario de Rus.

Buendía

En la comarca de la Alcarria, junto a la Sierra de Altomira y el embalse de Buendía, está este coqueto pueblo medieval que alberga numerosos encantos. En su casco histórico llaman la atención las plazas Mayor y Ruiz Jarabo, ambas porticadas con arcos de medio punto sobre pilares cuadrados. En la primera destaca la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que contiene muestras de diversos estilos y una fachada herreriana de gran belleza. La Tercia, un pósito del siglo XV construido en mampostería y sillería que acoge el museo del Carro, y el museo de La Botica son otros de sus puntos de interés.

Además de visitar la villa merece la pena hacer una ruta por los alrededores para descubrir la ermita de la Virgen de los Desamparados, que destaca, principalmente, por el entorno en el que se asienta, y el sendero de Las Caras, una mágica ruta repleta de esculturas talladas en las rocas que se esconden en un paisaje de pinares.

Un pueblo de Cuenca ofrece su bar gratis a quien quiera gestionarlo

Villalgordo del Marquesado es un pequeño pueblo de Cuenca, de 82 habitantes, que hace tiempo se quedó sin bar. La pareja que lo llevaba «se cansó» y el bar cerró. Así explica su alcalde, Natalio Valencia, la actual situación que ha llevado a su ayuntamiento a ofrecer gratis el establecimiento a quien quiera gestionarlo. Tan sólo tendría que pagar el recibo de electricidad y darse de alta como trabajador autónomo. Y no sólo esto: si fuese otra pareja la que se encargara del negocio, uno de los podría ser contratado por el ayuntamiento a media jornada para tareas como limpieza o mantenimiento del pueblo. Además, el ayuntamiento le proporcionará una vivienda y correrá con los eventuales gastos de averías que pueda sufrir el bar.

«El bar es el lugar donde nos reunimos todos, también la gente que viene los fines de semana, los puentes y en verano», afirma el alcalde de este pueblo de la «España Vaciada» que, según el Mapa de la Despoblación elaborado por la Junta de Castilla-La Mancha, se encuentra en «riesgo de despoblación». Sus mejores tiempos en cuanto a demografía los vivió en 1991 cuando llegó a alcanzar un censo de 187 vecinos.

Sólo una niña

Ahora todo ha cambiado y la mayoría de sus vecinos tiene más de 80 años. Los niños tampoco abundan en este pueblo que vive de la agricultura. Es más, sólo hay una niña, que acude entre semana al colegio de Belmonte (Cuenca), a 25 kilómetros de Villalgordo del Marquesado, gracias a un autobús escolar que la recoge.

Quienes estén interesados en mudarse a este pueblo de La Mancha conquense para convertirse en hosteleros sólo tienen que ponerse en contacto con el ayuntamiento. Su alcalde se encarga de «vender» las bondades del pueblo: «Es muy tranquilo y aquí es menos costoso vivir que en la ciudad». Además, aunque el pueblo no tiene tiendas -los vecinos se abastecen gracias a la venta ambulante- pronto contará con fibra óptica.

«Ahora mismo internet va muy mal, no hay cobertura, pero para el verano ya tendremos fibra óptica y esto puede atraer a gente para venir aquí a vivir y a trabajar», adelanta el alcalde de este pueblo que tuvo gran importancia en la Hispania Romana pues de sus «Minas de Espejillo» -son visitables- se extraía el «lapis specularis», un tipo de yeso selenita que los romanos utilizaban como cristal para ventanas por sus cualidades traslúcidas.

Un pueblo, dos países: así es Rihonor de Castilla, localidad que comparten España y Portugal

En España puedes encontrar infinidad de pueblos repartidos por toda la península en el que cada uno de ellos ofrece una singularidad muy especial. En la localidad de Zamora, justo en la zona noroeste podrás conocer el pueblo de Rihonor de Castilla (Ruidenore en lengua leonesa). Perteneciente al municipio de Pedralba de la Pradería en la comunidad autónoma de Castilla y León, este pueblo tiene una particularidad única que debes de saber.

Rihonor de Castilla: “Un pueblo, dos países”

Este municipio forma unidad con el pueblo portugués de Rio de Onor. ¿Y eso qué significa? Que ambos pueblos son uno solo al estar divididos artificialmente por la raya fronteriza. “Un pueblo, dos países”, como les gusta afirmar a los vecinos a ambos lados de la frontera. Gracias a ello. los habitantes hablan castellano y portugués indiferentemente.

“Debido a que parte del casco urbano pertenece a España y parte a Portugal, el bilingüismo es común entre sus poco más de 100 habitantes –unos 75 lusos y poco más de 30 en la parte española-, lo que se complementa con una antigua variante del leonés conocida como rihonorés. Precisamente otro de los nombres para esta localidad es Ruidenore, en leonés, si bien sus vecinos suelen referirse a la parte zamorana como Povo de Cima (Pueblo de Arriba) y a la portuguesa como Povo de Abaixo (Pueblo de Abajo)”,  explican desde el diario El Norte de Castilla.

Situado al sur de la Sierra de la Culebra, junto a la frontera portuguesa, el caserío es atravesado por el río Fontano justo a 22 km de Braganza, la capital portuguesa más próxima.

¿Por qué Rihonor de Castilla se comparte con Portugal?

La historia de este curioso pueblo empieza a cambiar a raíz de la separación de Portugal con León. Alfonso Enríquez I de Portugal y Alfonso VII de León firman el Tratado de Zamora en 1143 donde nacería el Reino de Portugal. Tras las numerosas tensiones bélicas que se produjeron a posteriori a raíz de la firma, y al encontrarse Ruidenore en medio, el municipio se dividió finalmente formando las localidades de Rihonor de Castilla (España ) y Rio de Onor (Portugal) quedando separadas por la frontera natural que genera el arroyo de Rugassores.

La belleza de Rihonor de Castilla

Iglesia de Santa Marina en Rihonor de Castilla

Iglesia de Santa Marina, en Rihonor de Castilla

El pueblo se enclava rodeado de maravillosos parajes naturales que no debes perderte. La Sierra de la Culebra cuenta con hermosos paisajes en sus más de 65.000 hectáreas al ser uno de los mejores lugares para el avistamiento de la fauna salvaje en España

En el interior del pueblo sus casas ofrecen una arquitectura popular gracias a sus balcones de madera y pizarra en los tejados que se juntan con las flores decorativas en el exterior que llamarán tu atención. Sin olvidarnos de la iglesia de Santa Marina del siglo XII. Tampoco dejes de visitar su puente, el punto donde verás la marca de la frontera entre los dos pueblos y de probar su exquisita gastronomía al destacar los quesos de cabra o las alheiras transmontanas, embutidos tradicionales de diferentes carnes.

Once elecciones sin perder: el alcalde más veterano de España lleva 50 años gobernando un pueblo de Alicante

El alcalde más veterano de España, el popular José Luis Seguí, lleva medio siglo al frente del pequeño pueblo alicantino de Almudaina, un municipio de 117 habitantes ubicado en la comarcar de El Comtat de Cocentaina, en la provincia de Alicante. Seguí ha explicado a Efe que sigue trabajando “sin parar” y que su ayuntamiento acaba de impulsar la adjudicación de cinco obras “para mejorar la vida de sus vecinos”.

De 79 años, designado por primera vez alcalde en plena Dictadura franquista (el 13 de febrero de 1972) y ganador de las once elecciones municipales celebradas, Seguí asegurado que continúa “con ideas por delante” para el pueblo, como las cinco actuaciones aprobadas en las que ya se empieza a trabajar.

Se trata del arreglo de la subida a la ermita, que culminará “con una misa y un día de fiesta en el pueblo”, del cambio de las teselas de la piscina y de la mejora de su impermeabilización y del acceso a la localidad con el corte de unos árboles “que tienen peligro”.

También se han adjudicado obras para adecentar unos caminos y los trabajos para tapar una terraza del ayuntamiento con el objetivo de convertirla en un local multiuso que ofrezca a este espacio “más utilidad”.

Tras reunirse en Alicante con el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, del PP, ha relatado que la salud le “respeta” y que cree que una de las mayores virtudes para el cargo es la paciencia.

“En los pueblos pequeños, en vez de ir al ayuntamiento las personas vienen a casa. Y si estás comiendo, las tienes que atender porque si llegan es debido a que les hace falta alguna cosa y el alcalde debe estar siempre disponible”, de modo que “si la comida se ha enfriado, pues después te la calientas”.

Solo dos positivos

En la reunión con el presidente de la Diputación Provincial también ha participado el diputado por la comarca de Almudaina (El Comtat), Javier Sendra, con quienes ha compartido que durante la pandemia solamente dos del centenar de vecinos ha sido positivo de la covid-19.

En un comunicado posterior, Mazón ha calificado de “hito” que Seguí lleve medio siglo al frente de la Alcaldía y ha resaltado su “dedicación y gestión”, virtudes que cree que se han reflejado en “la confianza reiterada de los habitantes del municipio por su cercanía, trato directo y buen hacer”.

Del mismo modo, ha indicado que la Diputación de Alicante ha invertido en Almudaina en este mandato cerca de 800.000 euros para ejecutar diversas obras e infraestructuras hídricas, ambientales, culturales, deportivas o sociales, entre otras.

Seguí es alcalde de Almudaina (El Comtat) desde el 13 de febrero de 1972 cuando el entonces gobernador civil le nombró, y en las primeras elecciones democráticas (1979) ganó con la extinta UCD, en las dos siguientes con Alianza Popular (AP) y en las ocho convocatorias posteriores con el PP.

El ‘preparacionista’ asturiano listo ante cualquier emergencia: “Hacemos lo que siempre se hizo en los pueblos, tener reservas de todo”

Desde la Guerra Civil, España no vivía una situación de emergencia como la de la pandemia. La crisis sanitaria dejó imágenes más propias de una película de ciencia ficción que de lo que se esperaba del año 2020: imponentes controles de tráfico, el ejército desinfectando las calles, desabastecimiento en supermercados… Nadie estaba preparado para una situación así. Nadie salvo los preparacionistas, a los que esta situación no pilló del todo de improviso. En Asturias hay decenas de “preppers”, como se conoce a los seguidores de este movimiento, que en su mayoría huyen de modas y teorías conspiranoicas: “Sólo somos personas que tenemos unas reservas y conocimiento para ser autosuficientes en caso de emergencia”.

El preparacionismo es un movimiento de individuos que se preparan para cualquier tipo de emergencias, tanto al nivel más local como mundial. Nació en Estados Unidos, en plena Guerra Fría, entre el miedo a bombas atómicas y lluvias radioactivas y ha perdurado hasta nuestros días. En los últimos meses, con la pandemia y la hipotética amenaza de una crisis energética a gran escala, “el gran apagón”, esta corriente se ha puesto de moda.

Fernando Presa, junto a una tienda de campaña.

Fernando Presa, junto a una tienda de campaña. LNE

Pese a la imagen que se ha dado de ellos, afirman que no tiene nada que ver con teorías conspiranoicas, búnkers y arsenales de armas para combatir un apocalipsis zombi. “Lo que tengo es una despensa muy regulada, con alimentos no perecederos. Tenemos un archivo con todas las fechas de caducidad y datos y vamos comprando y reponiendo”, explica Fernando Presa, experimentado preparacionista, que resume con sencillez lo que él hace: “Es lo que siempre vi hacer en casa de mi abuelo y lo que siempre se hizo en los pueblos: tener reservas de todo”.

Para Presa hay una serie de cosas fundamentales que todos deberíamos tener en nuestras casas: una reserva de agua, comida deshidratada, leche el polvo, productos liofilizados y un buen botiquín de primeros auxilios. “Por ejemplo, mi mujer es asmática, por lo que tener cierta medicación es fundamental”, afirma el experto, quien lamenta que en España no exista una mínima cultura de preparacionismo. “En otro países, como Alemania, es habitual que el gobierno haga campañas periódicas para animar a la gente a que tenga una mochila con artículos de primera necesidad y emergencia en casa”, señala.

Los verdaderos “preppers” no sólo se preocupan de lo que tienen en la despensa. También de formarse y entrenar. “Me gusta pensar que estoy preparado para todo tipo de situaciones. Tengo nociones de primeros auxilios y de técnicas de superviviencia”, relata Presa, quien también es instructor de artes marciales.

Fernando Presa, en el monte en plena nevada.

Fernando Presa, en el monte en plena nevada. LNE

Sobre las técnicas de supervivencia, asegura que lo fundamental es aplicar la lógica, “nada de peliculeos”. “Lo básico es no aventurarse y tener sentido común. Lo vemos continuamente en la montaña, con gente que sufre accidentes por no ir suficientemente preparada”, advierte.

Lucha contra las ‘fake news’

Otro aspecto fundamental para los preparacionistas, tal y como relata Presa, es luchar contra las noticias falsas. “Estar pendiente de las noticias nacionales e internacionales y analizar la actualidad es fundamenta en el preparacionismo”, destaca el experto, quien lamenta que la mayoría de los españoles “están muy desinformados”.

Uno de los últimos bulos que se han relacionado con los “preppers” es el denominado “gran apagón“, una hipotética circunstancia que dejaría sin suministro eléctrico a todo un país o una región, con el que se ha especulado mucho en internet en los últimos meses, especialmente por el incremento del precio de la luz y el gas. “En los últimos meses hemos vendido muchos hornillos de gas, es lo que más hemos notado”, afirman desde una tienda de Gijón especializada en artículos de supervivencia, en la que descartan un incremento notable de preparacionistas en Asturias.

“En Asturias hay preparacionistas desde hace muchos años. Puede que haya alguno más en los últimos meses, pero no ha habido un ‘boom’ impresionante”, pondera Presa, quien da poca credibilidad a las teorías de que hay grupos de “preppers” en Asturias organizados y con una amplia infraestructura con búnkers: “Un buen ‘prepper’ no lo anda gritando por ahí. Lo que quieres es pasar desapercibido”.

Fuente: El ‘preparacionista’ asturiano listo ante cualquier emergencia: “Hacemos lo que siempre se hizo en los pueblos, tener reservas de todo” – La Opinión de Málaga (laopiniondemalaga.es)

Este es el único pueblo que se incorpora en 2022 a la lista de los más bonitos de España

Solo uno de los 22 pueblos que han presentado su candidatura ha sido el elegido. El afortunado es Puentedey, en Burgos, que desde el 1 de enero de 2022 pasará a la lista oficial de los Pueblos más Bonitos de España, que con esta nueva incorporación sumará ya 105 localidades.

La asociación, que tiene como objetivo la promoción de pequeños municipios del mundo rural repartidos por la geografía española, ha destacado que solo este pueblo ha logrado superar los más de 40 criterios para formar parte de esta red tras ser visitados y auditados.

La comisión de calidad analiza aspectos como el cuidado del patrimonio, la armonía del municipio, la limpieza, conservación de las fachadas, circulación de vehículos, cuidados de las flores y zonas verdes, la actividad cultural programada y la atención a las tradiciones, entre otros aspectos.

El pueblo ha realizado varias inversiones para lograr ser selecciones, según el comunicado oficial: la rehabilitación del antiguo horno de pan, del antiguo molino, del potro de herrar y un pequeño museo de bolos, además de nuevas zonas de aparcamiento en el exterior del pueblo, una zona de caravanas y el nuevo mirador de San Andrés, suspendido en el aire y que ofrece otra panorámica no tan conocida de Puentedey.

Puentedey, en Burgos.
Puentedey, en Burgos.

La pequeña localidad de la comarca de las Merindades, en Burgos, cuenta con poco más de 50 habitantes. El conjunto de construcciones medievales se asientan sobre un puente de piedra natural creado por el río Nela durante los últimos 90 millones de años. Aunque, según la leyenda, ha sido creado por el mismo dios, de ahí su nombre: Puentedey.

“Puentedey es un interesante conjunto urbano con casas solariegas y construcciones populares”, ha señalado la asociación. Además, ha destacado la iglesia de San Pelayo, una construcción románica de una sola nave de piedra caliza. “El elemento más interesante es la portada, donde se representa a un hombre armado con escudo y espada que se enfrenta con un reptil”, ha añadido.

También han resaltado el conocido como palacio de los Brizuela, situado en el punto más elevado del arco natural de Puentedey fue levantado entre los siglos XV y XVI y está fortificado casi hasta tomar la forma de castillo. Además, han destacado la tranquilidad de sus calles –excepto a finales de verano, cuando se llena de visitantes por las fiestas patronales– y la gastronomía.